Italia

Qué ver en Florencia

Florencia es conocida como la Ciudad del Arte. Si algo se respira en sus calles es magia mezclada con encanto. Se trata de una metrópoli cargada de cultura que ofrece a todos los que se acercan a conocerla gran cantidad de museos donde observar obras realmente increíbles.

Son muchos quienes la eligen como destino para conocer un poco más la bella Italia. Destacan sus museos y monumentos, así como también las tiendas dedicadas a la moda del momento y por supuesto, su espectacular comida.

Será para todos un lujo ver atardecer en el Ponte Vecchio. Así como también observar esculturas tan famosas como el David de Miguel Ángel.

Aprovecha esta oportunidad y conoce todos los secretos de Florencia.

No importa de cuánto tiempo dispongas. Hay quien se acerca a ella para poder disfrutarla por un día y aquellos que deciden quedarse una semana. Lo importante es que aproveches al máximo el tiempo para poder captar la esencia del lugar.

Qué ver en Florencia

Conoce Florencia en bicicleta

Si quieres realmente hacerte con los encantos de la ciudad, te aconsejamos un tour en bicicleta eléctrica. Gracias a este medio podrás disfrutar de divertidas y entretenidas rutas que te mostrarán algunos lugares de gran interés.

Entre ellos se encuentra el Palacio Medici. En el vivió Cosimo el Viejo y trabajaron en él Donatello, Michelangelo y Boticelli. Se puede ver cómo se mantiene la tradición del lugar en situar un patio interior cuadrado en el centro de la construcción. Se trata de una unión única entre el renacentismo temprano con el barroco tardío. Cosme de Médici mandó su construcción en 1444. Sería la casa familiar por más de cien años, siendo símbolo del poder político que tenía en el lugar.

Otras de las ubicaciones es la Plaza de la República. Es una de las más importantes de la ciudad desde época romana. Se construyó en un antiguo ghetto judío de la ciudad. Una de las paradas más interesantes es el histórico café literario Giubbe Rosse. En él poetas como Giovanni Papini, Giuseppe Prezzolini, Eugenio Montali o Mario Luzi se reunían para mantener conversaciones literarias.

Por su parte, la Plaza de Michelangelo es también de lo más curiosa. Desde ella se puede observar el panorama más famoso de la ciudad. Siendo en múltiples ocasiones motivo de postales y todo tipo de fotografías. Conocer los distintos lugares que hacen a Florencia única montado en bici siempre será una experiencia de lo más enriquecedora.

Qué ver en Florencia. Florencia en bicicleta
Florencia en bicicleta

Un paseo en autobús turístico

También será una buena opción optar por un autobús turístico para poder ver los puntos más destacados de la ciudad. Gracias a las rutas que propone, conocerás en tu propio idioma los secretos de los enclaves más importantes de Florencia.

Uno de ellos es la Plaza de la Signoria. Es la plaza mayor de la ciudad, en ella se encuentra la Fuente Manierista de Neptuno, la Loggia dei Lanzi y el Palacio Vecchio, donde se encuentra el Ayuntamiento. Cuando llegues al emplazamiento podrás ver tres estatuas: Cosimo “el Viejo” a caballo, Hércules y caco y una reproducción del famoso David de Miguel Ángel.

En la Loggia dei Lanzi podrás ver gran cantidad de esculturas de los Médicis. Algunas de ellas mundialmente conocidas como Perseo de Cellini o el Rapto de las Sabinas de Giambologna.

También el Palacio Bargello; este edificio es hoy el Museo Nacional Bargello. Se encuentra en la antigua prisión cercana a la Plaza de la Signoria. En ella podrás encontrar una amplia variedad de esculturas de todos los estilos y tipos, como el Baco de Miguel Ángel, Mercurio de Giambologna o el David de Donatello.

Esta es una parada de lo más interesante para todos aquellos que estén interesados por la escultura y la arquitectura.

Qué ver en Florencia. Bus turistico de Florencia a su paso por el puente
Bus turistico de Florencia a su paso por el puente

La Catedral de Santa María del Fiore y su cúpula

La Catedral de Florencia se encuentra en pleno casco antiguo de la ciudad.

Su construcción data del siglo XIV, en pleno Renacimiento. Tardó en realizarse 2 siglos, por lo que su construcción fue de lo más larga. Destaca por la cúpula de 45 metros de diámetro y 100 de altura. Su diseñador fue Brunelleschi, uno de los más destacados arquitectos del renacimiento.

Es tan bella por fuera como por dentro. En su interior es posible encontrar la representación del juicio final, de Giorgio Vasari; una de las joyas que posee. Se trata de un edificio que cuenta con grandes dimensiones, en forma de cruz latina. Los suelos de mármol son tan atractivos como cualquier fresco de la misma.

Cabe destacar como curiosidad que muchos templos italianos no tienen el campanario unido a la iglesia. En este caso está diseñado por Giotto y emplazado a unos metros de la misma, recubierto por colores llamativos de mármol toscano.

Delante de la Catedral de Santa María del Fiore se encuentra el baptisterio, el cual dispone de las Puertas del Paraíso, toda una obra de arte. Fueron creadas por Ghiberti. Entre las decoraciones del lugar se encuentra el autorretrato del propio creador.

Santa María del Fiore
Catedral Santa María del Fiore, Florencia

La Galería de la Academia y el David de Miguel Ángel

Se trata del segundo museo más visitado de la ciudad.

Si por algo es famosa esta galería es por tener en su interior una de las obras más reconocidas a nivel mundial: el David de Miguel Ángel. Durante su visita es posible ver la escultura de mármol blanco de 5,17 metros que tan famosa se ha hecho. Nos presenta a David antes de enfrentarse a Goliat.

Pero esta escultura no estuvo siempre aquí. Fue realizada entre 1501 y 1504, trasladándose a las puertas del Ponte Vecchio, en la Plaza de la Signoria. Sin embargo, los fenómenos meteorológicos podrían acabar con tan bella creación. Así que fue movida hasta la Academia en 1873.

David de Miguel Ángel
David de Miguel Ángel, en Florencia

La Galería de los Uffizi

En la Galería de los Uffizi encontrarás las muestras más referentes en cuento a pintura renacentista. Durante el reinado de Cosme I este edificio era utilizado como oficinas de administración; actualmente, es el museo más visitado de Florencia.

En él puedes ver toda la fortuna de los Médicis. Cuenta con una extensa cantidad de obras entre las que se pueden ver pinturas propias del Gótico hasta el siglo XVIII. También incluye obras de Sandro Botticelli, entre las que destacan la Primavera o el Nacimiento de Venus.

En sus paredes se muestran auténticas joyas, entre las que se encuentra La Sagrada Familia de Miguel Ángel, El Duque y la Duquesa de Urbino de Piero della Francesca o La Virgen y el Niño con dos angelitos, de Filippo Lippi.

Sin lugar a dudas, una parada más que obligatoria para todos aquellos que quieran conocer este periodo artístico tan prolífero y que ha marcado por completo a artistas posteriores.

Durante el recorrido podrás conocer todos los secretos de estas grandes obras, intentando comprender aquello que querían expresar los artistas a la hora de plasmar trabajos que pasarían de siglo en siglo siendo admirados por todos.

La Galería de los Uffizi
Interior de la Galería de los Uffizi, Florencia

La Basílica de San Lorenzo

Hubo una época en la que en el norte de Italia fue la burguesía quienes hacían de mecenas para el arte del quattrocento. La Basílica de San Lorenzo era la iglesia de la familia Médici. En ella se puede ver cómo influye el arte clásico por elementos como bóvedas vaídas u óculos.

Su magnífica cúpula fue diseñada por Buonantoni y las capillas con retratos pertenecen a Miguel Ángel. Así como también son las tumbas de Lorenzo y Catalina de Médici de este gran artista.

Tiene una escalera y una biblioteca hechas por Miguel Ángel, siendo de lo más llamativo para los amantes del arte. Data del 1422, siendo terminada en el 1426. En su interior se puede ver la forma de cruz latina con tres naves divididas por columnas corintias con arcos de medio punto en piedra serena.

En toda ella se puede ver claramente la influencia renacentista, dado que cuenta con proporciones armónicas y una geometría de lo más destacada.


Algunas de las iglesias más importantes

El arte se respira por las calles de Florencia, teniendo gran cantidad de iglesias, de entre las cuales destacan algunas por características de lo más específicas. La iglesia de Santa Croce es una de las más importantes de Florencia. En ella se pueden ver los sepulcros monumentales de Miguel Ángel, Maquiavelo o Galileo Galilei.

Iglesia de Santa Croce
Iglesia de Santa Croce, Florencia

También se encuentra en este lugar el poeta Dante Alighieri, pero se trata solo del monumento funerario. Ante la esperanza de que sus restos volvieran desde Rávena a Florencia, construyeron un sepulcro que nunca sería utilizado por el artista.

Es uno de los lugares más destacados para quienes deseen ver una construcción de lo más interesante. Conocer todos los secretos que esconde esta iglesia será toda una aventura para sus visitantes.

A su vez, la iglesia Santa María Novella no se queda atrás. Data del siglo XI, estando siempre ligada a los dominicos. Es uno de los mejores exponentes del renacimiento florentino. Como curiosidad cabe destacar que es la única de las iglesias de la ciudad que aún conserva su fachada original. En su interior están obras tan destacados como La Cruz de Giotto, El Crucifijo de Brunelleschi o La Trinidad de Masaccio.

A su vez, la iglesia de Orsanmichele es uno de los tres lugares más importante de Florencia junto con el Palacio Vecchio y la Catedral. Su origen no proviene de fines eclesiástico. Fue en 1240 cuando los mandatarios decidieron crear un antiguo almacén de grano, apropiándose de un huerto que pertenecía a un convento de monjas. Pero no fue hasta 1380 cuando se decidió construir una iglesia.

En su fachada es posible ver nichos con estatuas de santos patronos de los distintos oficios y gremios. Estas se colocaron a finales del siglo XIV, llegando a ser 14 esculturas. Las actuales son copias, dado que las originales se guardan en museos para que no se deterioren debido a diferentes agentes. Estas obras son de artistas como Donatello, Lorenzo Ghiberti o Juan de Bolonia, teniendo una vital importancia para la Historia del Arte.


Una ciudad cargada de puentes

Florencia tiene múltiples puentes. El más destacado es el Puente Vecchio, el más antiguo de la ciudad. Tiene un origen medieval, pero fue remodelado durante el Renacimiento. Los peleteros que lo ocupaban fueron ocupados por joyeros. Durante la Segunda Guerra Mundial fue el único puente que sobrevivió al bombardeo nazi. Es por ello que en la actualidad se toma como símbolo de la ciudad y un lugar deseado por todos los turistas que vienen a visitarla.

Puente Vecchio
Puente Vecchio de Florencia

También encontrarás otros como el Puente Santa Trinidad. Toma su nombre de la iglesia de Santa Trinidad. A ello unido el Puente Carraia, también conocido como Puente Nuevo. Lo destruyó una inundación, por lo que fue reconstruido en piedra.

Florencia cuenta con otros puentes como el Puente de San Nicolás o el Puente alla Vittoria.

Deja que el recorrido te sorprenda con las vistas que ofrecen estas construcciones. Destacando sobre todo cómo son los atardeceres en la ciudad. Aprovecha este mágico momento del día para poder disfrutar en compañía o en solitario durante tu viaje.


Los jardines de Boboli

Estos jardines se encuentran detrás del Palacio Pitti. Si lo tuyo son los paseos, este es tu lugar. Puedes desconectar de la ciudad conociendo otra cara distinta de la misma. Se trata de un jardín renacentista en el que se encuentra alojado un anfiteatro, grutas, fuentes y esculturas.

Dentro de las múltiples muestras de belleza que dispone, es de destacar la Grotta Grande y la Grotto di Buontalenti. Aunque también podrás visitar el Jardín de los Caballeros, el Kaffeehaus o el Viottolone, una avenida repleta de estatuas y cipreses.

Estos jardines te harán sentirte en otra época a la vez que visitas un lugar mágico y cargado de historia. conoce la parte más natural de la ciudad con un paseo por los jardines de Boboli.

Jardines de Boboli, Florencia
Jardines de Boboli, Florencia

Un viaje a la Toscana que nunca olvidarás

La Toscana es realmente maravillosa, adéntrate a conocerla en un viaje de lo más completo.

En primer lugar, podrás visitar la ciudad medieval más pintoresca de Italia, Siena. Se trata de un emplazamiento cargado de cultura y sobre todo de un lugar por descubrir. Entre sus monumentos más destacados está el Palacio Piccolomini, una de las muestras más elegantes del Renacimiento del lugar. También la Pinacoteca Nacional y la Fortezza Medicea.

Posteriormente, viajarás a Chianti. En este lugar podrás conocer los mejores vinos de la zona. Aquí los paisajes de infarto se unen a una comida de lo más atractiva acompañada de buen vino. Podrás ver cómo la naturaleza y la historia dominan todo, siendo de lo más atractivo si eres amante de la gastronomía.

La Toscana
La Toscana

Tras ello, conocer el pueblo amurallado de San Gimignano será todo un disfrute. Se trata de una población de época medieval que está en las colinas de la Toscana. Su centro histórico cuenta con múltiples atractivos que lo han convertido en Patrimonio de la Humanidad.

Entre los monumentos se encuentran 15 de las 72 torres que tenían originalmente. Se han convertido en un símbolo internacional del lugar. A ello debemos de unir la Colegiata, que anteriormente era una catedral y San Agustin. Ambas iglesias son las más destacadas de San Gimignano.

Pero si lo tuyo es la época medieval, podrás visitar el Museo San Gimignano 1300, donde conocerás toda la historia del medievo toscano.

Florencia es una ciudad cargada de sorpresas. Son muchos quienes se acercan a ella para conocerla y acaban enamorándose y volviendo a visitarla. Es un lugar cargado de magia, belleza y arte. Los artistas de esta ciudad han proyectado sus obras a nivel mundial, influyendo en otros grandes que acabarían por inspirarse en muchos de los tesoros que aún se mantienen en Florencia.

Su amor por el arte es más que evidente debido a la máxima conservación y preservación de su patrimonio. Ofrece tal cantidad de oferta cultural que te parecerá que nunca podrás llegar a conocer todo lo que Florencia ha creado. A lo largo de la historia, por sus calles han paseado figuras tan destacadas como Botticelli, Miguel Ángel, Leonardo da Vinci, Boccaccio o Dante.

Ha sido plasmada en gran cantidad de obras y relatada en muchos escritos. Florencia invita a soñar y a crear, siendo punto de referencia para aquellos que quieran conocer un poco más sobre el mundo del arte y sobre todo de los grandes genios italianos.

Disfruta de los múltiples monumentos que ofrece la ciudad, degusta su gastronomía o viaja por la Toscana para ver una cara distinta de la urbe italiana. Todo ello acompañado de gran cantidad de cultura e historia.

Su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad, disfrutando de joyas como pueden ser el Puente Vecchio, Santa María del Fiore con su cúpula o la Galería de la Academia con el majestuoso David de Miguel Ángel. Disfruta de su gastronomía, probando los maravillosos helados que son realizados por sus artesanos o acompañando una buena comida con el vino de la toscana.

Recoge imágenes para el recuerdo gracias a los múltiples paisajes naturales o creados a partir de monumentos que han resistido siglos y guerras.

Conoce Florencia a fondo para poder experimentar su arte.


Encuentra AQUÍ los mejores HOTELES en FLORENCIA


¿Conoces este lugar? Comparte tu experiencia


Encuentra AQUÍ los mejores VUELOS

Botón volver arriba