Francia

Qué ver en París

La ruta más completa que puedes encontrar

La ciudad de París, capital de Francia, también lo es considerada como del amor; pero es mucho más que eso, pues en ella se concentran el arte, la cultura gastronómica y la moda para Europa y el mundo entero.

En esta hermosa ciudad no basta un solo día para conocerla y maravillarse con su urbanidad perfectamente balanceada entre las herencias de la arquitectura del siglo XIX y el moderno, y sin miedo al desequilibrio.

Sus plazas en sí son monumentos, rodeadas de lagos, jardines que festejan la vida con color y acentos que no pueden pasarse desapercibidos, como la pirámide del Museo de Louvre y la emblemática Torre Eiffel.

Con un sinfín de destinos y cosas que ver en París, hemos dedicado este artículo a nueve experiencias que en definitiva debes vivir, y que además te aseguramos que te dejarán con ganas de volverla a visitar cada año.

Qué ver en París

Museo de Louvre

El Museo de Louvre, en Paris, es uno de los más famosos del mundo y contiene las piezas de artes plásticas más conocidas y valoradas que han sido recolectadas a lo largo de la historia.

Uno de los cuadros que mayormente se asocia con él es el de La Mona Lisa, obra de Leonardo DaVinci, pero también encontrarás las estatuas Venus de Milo, Victoria alada de Samotracia, etc.

Qué ver en París. Cuadro de la Mona Lisa de Leondardo Da Vinci en el Museo del Louvre de París
Cuadro de la Mona Lisa de Leondardo Da Vinci en el Museo del Louvre de París

También podrás visitar el sótano del museo, donde aún se mantienen en pie y bien conservados los fundamentos estructurales que alguna vez sostuvieron un palacio construido en el lugar.

Como recomendación, lo ideal es que contrates un servicio turístico que lo incluya o una visita guiada para que te comenten todos los secretos, historias y curiosidades de expertos en arte.

Así mismo, te advertimos que durante la temporada alta de verano este museo es especialmente más concurrido de lo regular, por lo que deberás esperar durante un rato en una cola para entrar.

No obstante, vale la pena, pero sí aun así no te animas, hay algunas empresas de turismo que ofrecen pases especiales de visitas pre-programadas (horarios fijos) para que no tengas que esperar.

Otro dato que tomar en cuenta es que los días martes se mantiene cerrado, tanto tú como tus niños deberán llevar alguna identificación, y no permiten mochilas de gran tamaño por seguridad.


Torre Eiffel

La emblemática Torre Eiffel siempre ha sido un ícono inequívoco de la ciudad de París y de toda Francia, pero lo curioso es que desde su punto más elevado podría decirse que ciertamente tienes al país a tu alcance.

Este lugar es otro destino obligatorio dentro de tu itinerario durante tu estancia en la ciudad del amor, se trata de una construcción de estilo industrial justo en el centro artístico de París y mirador sin comparación.

Qué ver en París. Torre Eiffel de Paris
Torre Eiffel de Paris

Al igual que ocurre con el Museo de Louvre, este monumento suele ser bastante concurrido; una vez que subas entenderás el porqué y no querrás volver a bajar (o incluso tal vez quieras dejar de lado tus otros planes para volver a él).

Consta de tres plantas planas de mirador, desde donde podrás obtener una vista panorámica completa de París y todos sus monumentos importantes, como la basílica del Sagrado Corazón, el Centro Pompidou, entre otros.

Si vienes en plan romántico también puedes programar una cena en su cumbre o restaurantes internos (sí, los tiene (para asegurarte un ‘sí, acepto’). Es una experiencia incalculable que no puedes perderte en tu viaje a París.

Por supuesto que entre opciones empresariales hay muchísimas dada la importancia a nivel mundial de esta torre, por lo que no tendrás problema en contactar a una agencia turística que la incluya y a muy buen precio.

La ventaja de esta visita guiada es que tendrás un experto que contará con detalle todo el trasfondo de la construcción (historia, secretos y anécdotas), y enumerará cada lugar que tengas a vista y sus propias curiosidades.


Palacio de Versalles

Tal como su nombre lo indica, se trata de un palacio donde gran parte de la historia monarca francesa vivió sus años de gloria, encerrada en paredes que guardan tantos secretos como no imaginas.

Es uno de los castillos más grandes del mundo, el cual cuenta con 700 habitaciones completamente equipadas y mantenidas tal y como se disponían cuando la realeza las habitaba de noche.

Como destino, es un lugar lleno de luz y maravillas que nunca olvidarás, pero eso sí, necesitarás de un guía experto o programa de audio-guía para recorrerlo y disfrutarlo debidamente informado.

Dentro del edificio principal no solo serás testigo de la historia arquitectónica de Francia entre los siglos XVII y XVIII, sino también de cuadros y otras obras que ni el Museo de Louvre pudiera poseer.

Palacio de Versalles de Paris
Palacio de Versalles de Paris

Uno entre tantos es la Galería de los espejos y los impresionantes ornamentos que adornan a los apartamentos del Estado, así como el Pequeño y el Gran Trianón y fuentes donde el agua danza.

Además, también podrás salir a un jardín perfectamente mantenido, con flores que exaltan más el emblemático lugar, con hierba que siempre parece estar recién podada; esa era la vida de la realeza.

Las visitas guiadas al palacio de Versalles incluyen historias, anécdotas y secreto sobre la vida de María Antonieta, el rey Luis XIV y las leyendas del Rey Sol, además de otros personajes de esta corte.

Hay agencias en cuyas ofertas se incluye acceso al espectáculo musical de las fuentes, si es que puedes con más en un día, aunque también hay programas de acceso total durante dos días enteros.


Entrada

Aunque al Palacio de Versalles se entra con ticket, los ciudadanos de la Unión Europea menores de 26 años de edad pueden entrar de manera gratuita, así como hasta los 17.

La condición también se aplica para jóvenes que sin ser ciudadanos europeos hayan vivido durante al menos tres meses continuos en el continente europeo (perfecto para los estudiantes).

Como dato adicional, los niños de hasta cinco años de edad, indiferente de su nacionalidad de origen, pueden acceder de manera gratuita a los jardines del Palacio de Versalles.


Disneyland Paris

El emocionante mundo de fantasía y sueños que se hacen realidad de Disney también se encuentra en París con su propio parque y días eternos llenos de fiestas y alegría.

Conoce a todos tus personajes favoritos de Disney, hazte fotos inolvidables junto a ellos y los espacios más emblemáticos del lugar, y pide uno que otro autógrafo.

Aquí no solo disfrutarás de un parque paralelo a los de Estados Unidos, sino que tendrás acceso a todas las atracciones que ya conocías y mucho más, para los adultos y niños.

Disneyland Paris
Disneyland Paris

Para los adultos, emociónate subiendo a la Big Thunder Mountain y Star Wars Hyperspace Mountain, mientras que tus pequeños recorrerán el mundo en el It’s a Small World.

También dispondrás de las atracciones Discoveryland Buzz Lightyear Laser Blast, Fantasyland Star Tour y las aventuras junto al legendario Indiana Jones en el templo maldito.

Sin lugar a dudas, una aventura familiar que no te puedes perder, y que cada día cierra con los icónicos, memorables, siempre diferentes e impresionantes desfiles de Disney.

Parque Walt Disney Studios

Junto al parque Disneyland encontrarás el Walt Disney Studios, donde vivirás la auténtica experiencia de una estrella de cine en sus cuatro estudios: Production Courtyard, Toon Studio, Backlot y Front Lot.

También podrás descubrir todo lo que pasa tras bastidores durante el rodaje de las mágicas historias que ya conoces y hasta podrías conocer a una de las estrellas que te cautivó desde tu infancia Disney.

Este lugar es mucho más que una sala de producción alternativa, llena de atracciones, sus propios desfiles y tours que no puedes dejar de visitar, inclusive si no tienes niños y sobrepasas los 40; ¡lo adorarás!

  1. Espectáculos: Animagique, CinéMagique, Moteurs…Action!, y muchas más los 365 días del año.
  2. Atracciones: Rock’n Roller Coaster starring Aerosmith, patio de producción Ratatouille: La Aventura, el set de rodaje de Crepúsculo Torre del Terror y el Studio Tram Tour: Behind de Magic –que de seguro será tu favorito.

Crucero por el río Sena

Con 777 kilómetros de largo que cruzan justo el corazón de París, el río Sena es el más grande de Francia y una de las atracciones más seductoras para turistas y oriundos de la ciudad del amor.

No por casualidad, ha sido declarado patrimonio de la humanidad, y muchos la tildan de ser la avenida más bonita de París, desde donde puedes mirar la ciudad entera y todos sus monumentos.

Son muchas las opciones que ofrecen un recorrido desde cualquiera de los puertos del río Sena, así como los motivos de su atmósfera: turístico, romántico y hasta celebraciones (15 a 25 personas).

Rio Sena, Paris
Rio Sena, Paris

Los tours más destacados son los nocturnos, que además de corresponder a un viaje guiado con un experto que te muestre cada lugar, su historia y propósito, incluyen una cena gourmet digna de París.

Otra de sus atracciones más destacables es el recorrido específico de 13 kilómetros bajo los 37 puentes que conectan ambos lados de la ciudad, todos muy antiguos y con una enriquecida historia.

Cenas en el río

París se destaca entre otras cosas por una gastronomía muy refinada sin perder sus toques deliciosos, y cuyos menús no dejan nada que desear.

Muchos de los recorridos por el río Sena incluyen cenas de tres platos (entrada, plato principal y postre) variados a la elección del navegante.

  1. Entradas: a modo de tentempié desde el inicio del viaje para abrir el apetito.
    1. Tarta provenzal con tomates, piñones y pimientos –también champiñones y hierbas frescas.
    2. Vieiras con papas, pepino y alcachofas, acompañadas con hojas de lima y algas en conserva.

2. Platos principales: una exquisita selección gourmet que no pretende facilitar tu elección.

    1. Pechuga de pollo con papas, zanahorias y coulis de champiñones.
    2. Lomo de salmón bañada en zumo de pera y puré de papas y coco.
    3. Filete de ternera con castañas y champiñones fritos y queso fundido.
    4. Tabla variada de quesos con vegetales y carne de lomito en tiras finas.

3. Postres: para cerrar con broche de oro, la carta te ofrece una galería de sabor irresistible.

    1. Torta de naranja amarga, acompañada con un coulis de chocolate.
    2. Pastel de biscocho con nuez moscada y pralinés de avellanas amargas.
    3. Galletas de almendras con crema de castaña –únicas en todo el mundo.

Así mismo, el menú puede modificarse según las solicitudes previas del cliente en casos de alergias o intolerancia hacia algunos de los alimentos dispuestos en la oferta que desee comprar.

Los viajes pueden incluir también bebidas, desde un vino tinto o blanco hasta champaña si así le apetece, pero dependerá de la agencia y plan de navegación específico que contrate.

Hay casos de agencias que ofrecen menús menos selectivos e incluso propios de la cocina italiana, como las pizzas en sustitución del plato principal, y con tu propia selección de ingredientes.

Recorridos diurnos

En paralelo a lo que hemos mencionado, la mayoría de las agencias ofrecen viajes a partir de la mañana, desde las 10 horas aproximadamente, lo cual también es ideal para conocer rápidamente la ciudad.

Cabe destacar que rara vez estos cruceros hacen paradas, por lo que no hay que dejar de lado las visitas directas (y extensas) a los principales monumentos que la capital de Francia tiene para ofrecerles.


Autobús turístico

Los autobuses turísticos también representan una excelente opción a la hora de recorrer todos los sitios emblemáticos de París, así como algunos menos conocidos pero que también forman parte de la experiencia.

Son variadas las empresas que ofrecen este tipo de servicios y cada una con características muy específicas, pero yendo a lo importante, es que ninguna exceden sus precios a más de 50 euros para el ticket de adultos.

En cuanto a los pasajes para niños, los precios siempre son inferiores y hasta en algunos casos son gratuitos, dependiendo de la edad del menor. Hay compañías que ofrecen planes para familias completas.

Una ventaja destacable de este medio es que realizan diversas paradas en los puntos más icónicos de la ciudad, como la Torre Eiffel, El Museo de Louvre, Sagrado Corazón o estación de Tren, según la ruta que escojas.

De este modo, puedes tomarte fotos en cada uno de estos lugares durante un mismo viaje (aunque luego pudieras regresar para completar la visita de la forma tradicional, entrar y disfrutar los distintos lugares al completo).

Otro dato importante es que la mayoría de las empresas de autobuses turísticos ofrecen paquetes de hasta tres días, contiguos o no, y hasta podrías complementarlo con un viaje de crucero al Sena.

Por supuesto, cada una de estas cualidades extras incurrirán en un costo probablemente más alto, pero igualmente manteniéndose por debajo del límite de los 50 euros, por lo que no es un desperdicio de dinero.

A modo de comentario, durante estos trayectos te darás cuenta de que París merece mucho la pena. Sin dudas, un día como este jamás no lo olvidarás, y por si las dudas, hay muchas tiendas de recuerdos en el recorrido para elegir.


Distrito de Montmartre

Más allá de los tejados residenciales, edificios y monumentos de París, siempre verás una colina que se alza incansablemente desde cualquier punto de la ciudad, y esta se conoce como el distrito de Montmartre.

Se trata de una zona de París muy famosa porque fue el hogar de muchos artistas tan célebres como Claude Monet, Pablo Picasso, Vincent Van Gogh y Salvador Dalí, de quien incluso hay un museo con su nombre que guarda su historia.

Montmartre Paris
Montmartre, Paris

En la actualidad son muchos los artistas callejeros que le dan continuidad al estilo bohemio de este distrito dibujando paisajes, retratos y todo cuando sus magníficas mentes imaginen y talentosas manos recreen con pincel.


Sacre-Coeur

En el punto más elevado de la Montmartre encontrarás las cúpulas del Sacre-Coeur, una iglesia emblemática por dentro con uno de los mosaicos más grandes e impresionantes del mundo y por fuera por la vista que ofrece.

Desde tan solo sus escaleras externas o alguna de las ventanas en su interior puedes visualizar toda la ciudad, en vista directa hacia la Torre Eiffel, y además si lo haces de noche te maravillarás con las luces sobre el tejado.

Moulin de la Galette

Este es un antiguo molino que se convirtió en uno de los restaurantes más famosos y emblemáticos de Montmartre, gracias a que muchos artistas lo incluyeron en sus cuadros.

Además, forma parte de la historia del lugar, su nombre lo recibe de un pan de color marrón que se fabricaba desde el siglo XVII y se llamaba gallete; y sí, la comida es muy buena.

Moulin Rouge

Aunque no pertenece propiamente al distrito de Montmartre, está tan cerca que se le suele adjudicar en el boulevard de Clichy. Ya sea que vayas a ver un espectáculo o solo a tomarte fotos, es parte de la experiencia parisina.

Torre de Montparnasse

Siguiendo con las vista, este edificio de oficinas (el primero de París) posee dos pisos con terrazas desde donde puedes observar toda la ciudad y su majestuosidad.

Además, también cuenta con una galería de fotos antiguas que recuentan la historia y evolución de París desde sus inicios, su conquista y hoy su independencia.


Tour del chocolate

De regreso a Montmartre, no puedes dejar de realizar el tour del chocolate, un recorrido guiado por una calle llena de cafeterías, galerías, museos y además, el epicentro pastelero de París.


Encuentra los mejores hoteles en París

¿Conoces este lugar? Comparte tu experiencia


Encuentra los mejores VUELOS aquí

Botón volver arriba
Cerrar